Publicado el Deja un comentario

ALFICOZ. Casa Rural Los Frutales

Hoy os presentamos una verdura, que siempre esta presente en el huerto de Casa Rural «Los Frutales», en epoca de primavera-verano. ¿Quereis conocer sus cualidades y su cultivo?

El alficoz es el fruto de una planta herbácea de la familia de las Cucurbitáceas, como el melón o el pepino.  Aunque en su caso pertenece mas al género del melón.

Es originario del Oriente Medio y en España se cultiva preferentemente en Alicante, Murcia y Valencia

Como hemos dicho, aunque su aspecto, textura y sabor son mas similares a los del pepino, botánicamente hablando es una variedad de melón, eso le da una diferencia característica frente al pepino, y es que carece de amargor. Su similitud con el melón son su interior con pepitas, a la vez que al madurar se vuelve anaranjado.

¿Cómo cultivar el Alficoz?

 

 

 

 

 

El Alficoz es una hortaliza de fruto que se cultiva durante la primavera, recolectando desde finales de la misma hasta principios de otoño, tanto en semilla como en plantón. El Alficoz se irá desarrollando de forma similar a como lo hace una planta de Melón o Pepino y por tanto irá creciendo y ramificándose en el tiempo. Sus frutos  son alargados, finos y retorcidos y suelen tener una longitud aproximada de unos 70 centímetros.

Durante su cultivo, deberemos prestar especial atención a la posible aparición de pulgones, mosca blanca, orugas y araña roja, esta última en especial durante los meses más cálidos del año.

Propiedades

Destaca por su altísimo contenido en agua y por tanto resulta altamente refrescante, además de ser muy poco calórico.

El fruto, es fino, largo y retorcido, las piezas enteras son flexibles, lo que en un principio puede provocar la percepción de que su textura será blanda, pero una vez que se corta en rodajas, siendo así su forma habitual para consumo, disponemos de un bocado crujiente, este fruto debe presentar un color verde claro a la hora de adquirirlo en el mercado, porque una vez recolectado su evolución continúa y va oscureciéndose, esto es señal de que no son recién recolectados y empiezan a pasarse. Bien protegido se conservará en buenas condiciones en el frigorífico. Es un alimento con mucho arraigo en la Comunidad Valenciana, y Murciana, encontrándose en buena parte de las paradas de frutas y verduras ofrecen alficoces en esta época, pues se trata de una fruta de verano.

Su piel es rugosa, con surcos y con algo de vellosidad, no obstante, se suele consumir con piel tras su lavado, quedando una piel fina que apenas se aprecia en su degustación. Su interior es crujiente y de tono más claro, en el centro de la pulpa se concentran las semillas, aunque estas semillas casi no se aprecian.

El alficoz suele consumirse en ensaladas, aunque se compone principalmente de agua, y su aporte calórico ronda las 30 kcal. por cada 100 gramos, los alficoces proporcionan fibra, potasio, magnesio, calcio y hierro, entre otros minerales, además de vitaminas C y B. Entre las propiedades nutritivas destacamos el elevado contenido en ácido ascórbico y pequeñas cantidades de vitamina B. Entre los minerales, es rico en calcio, cloro, potasio y hierro. En esta hortaliza también encontramos magnesio, hierro, fósforo y zinc, aunque en pequeñas cantidades. Su aporte en vitamina C es muy importante, elemento esencial para el organismo por sus propiedades antioxidantes e inmunoprotectoras.

La composición equilibrada del alficoz lo convierte en un alimento:

Alcalinizante: neutraliza los efectos de los alimentos de reacción ácida (azúcar, carnes y comidas procesadas). Aunque no neutraliza cualquier cantidad de estos otros alimentos. Lo mejor es reducir su ingesta.

Depurativo: ayudando a la eliminación de sustancias perjudiciales, vía urinaria o a través de la piel. Perfecto para combatir los efectos de problemas de piel como dermatitis atópica o psoriasis.

Laxante: facilita la evacuación de las heces, gracias a la gran cantidad de agua presente en su composición y a la fibra soluble. Alimento recomendado en las dietas de quienes padecen estreñimiento o úlceras gastrointestinales.

Diurético: incrementando la producción de orina, por lo que se recomienda a personas que padecen cistitis, retención de líquidos, insuficiencia renal.

RECETAS

En Casa Rural «Los Frutales», solemos tomar el ALFICOZ, cortado a rodajas y alineafo con aceite de oliva y un toque de sal. Simple y sabroso.
No obstante os adjunto otra receta:

ENSALADA MEDITERRÁNEA DE VERANO

Ingredientes (4 personas:

    Un Alficoz

    Un tomate

    Una cebolla

    Un pimento

    Una zanahoria

    Un calabacín

    Aceitunas negras

    Aceite de oliva virgen extra

    Sal, pimienta negra, orégano

Preparación: Primero lava las verduras. Córtala en forma cubos el alficoz, el tomate y el pimiento. Corta también la cebolla a medias lunas y ralla la zanahoria y el calabacín. Después añadir todas las verduras en un bol, junto con las aceitunas.

Por otro lado, en un vaso mezcla el aceite de oliva, la sal, la pimienta y el orégano, y adereza la ensalada.

No te queda nada más que disfrutar de este plato tan veraniego, sano y refrescante que nos brinda nuestra tierra en este temporada del año.

.

 

Hoy os presentamos, uno de los cultivos tradionales de la Primavera – Verano de Casa Rural «Los Frutales» en Llano de Brujas. Murcia.

El alficoz es el fruto de una planta herbácea de la familia de las Cucurbitáceas, como el melón o el pepino.  Aunque en su caso pertenece mas al género del melón.

Es originario del Oriente Medio y en España se cultiva preferentemente en Alicante, Murcia y Valencia

Como hemos dicho, aunque su aspecto, textura y sabor son mas similares a los del pepino, botánicamente hablando es una variedad de melón, eso le da una diferencia característica frente al pepino, y es que carece de amargor. Su similitud con el melón son su interior con pepitas, a la vez que al madurar se vuelve anaranjado.

¿Cómo cultivar el Alficoz?

El Alficoz es una hortaliza de fruto que se cultiva durante
la primavera, recolectando desde finales de la misma hasta principios de otoño, tanto en semilla como en plantón. El Alficoz se irá desarrollando de forma similar a como lo hace una planta de Melón o Pepino y por tanto irá creciendo y ramificándose en el tiempo. Sus frutos son alargados, finos y retorcidos y suelen tener una longitud aproximadade unos 70 centímetros.

Durante su cultivo, deberemos prestar especial atención a la posible aparición de pulgones, mosca blanca, orugas y araña roj, esta última en especial durante los meses más cálidos del año.

Propiedades:

Destaca por su altísimo contenido en agua y por tanto resulta altamente refrescante, además de ser muy poco calórico.

El fruto, es fino, largo y retorcido, las piezas enteras son
flexibles, lo que en un principio puede provocar la percepción de que su
textura será blanda, pero una vez que se corta en rodajas, siendo así su forma habitual para consumo, disponemos de un bocado crujiente, este fruto debe presentar un color verde claro a la hora de adquirirlo en el mercado, porque una vez recolectado su evolución continúa y va oscureciéndose, esto es señal de que no son recién recolectados y empiezan a pasarse. Bien protegido se conservará en buenas condiciones en el frigorífico. Es un alimento con mucho arraigo en la
Comunidad Valenciana, y Murciana encontrándose en buena parte de las paradas de frutas y verduras ofrecen alficoces en esta época, pues se trata de una fruta de verano.

Su piel es rugosa, con surcos y con algo de vellosidad, no obstante, se suele consumir con piel tras su lavado, quedando una piel fina que
apenas se aprecia en su degustación. Su interior es crujiente y de tono más claro, en el centro de la pulpa se concentran las semillas, aunque estas semillas casi no se aprecian.

El alficoz suele consumirse en ensaladas, aunque se compone
principalmente de agua, y su aporte calórico ronda las 30 kcal. por cada 100 gramos, los alficoces proporcionan fibra, potasio, magnesio, calcio y hierro, entre otros minerales, además de vitaminas C y B. Entre las  propiedades nutritivas destacamos el elevado contenido en ácido ascórbico y pequeñas cantidades de vitamina B. Entre los minerales, es rico en calcio, cloro, potasio y hierro. En esta hortaliza también encontramos magnesio, hierro, fósforo y zinc, aunque en pequeñas cantidades. Su aporte en vitamina C es muy importante, elemento esencial para el organismo por sus propiedades antioxidantes e inmunoprotectoras.

La composición equilibrada del alficoz lo convierte en un alimento:

Alcalinizante: neutraliza los efectos de los alimentos de reacción ácida (azúcar, carnes y comidas procesadas). Aunque no neutraliza cualquier cantidad de estos otros alimentos. Lo mejor es reducir su ingesta.

Depurativo: ayudando a la eliminación de sustancias perjudiciales, vía urinaria o a través de la piel. Perfecto para combatir los efectos de problemas de piel como dermatitis atópica o psoriasis.

Laxante: facilita la evacuación de las heces, gracias a la gran cantidad de agua presente en su composición y a la fibra soluble. Alimento recomendado en las dietas de quienes padecen estreñimiento o úlceras gastrointestinales.

Diurético: incrementando la producción de orina, por lo que se recomienda a personas que padecen cistitis, retención de líquidos, insuficiencia renal.

RECETAS

ENSALADA MEDITERRÁNEA DE VERANO

Ingredientes (4 personas:

Un Alficoz

Un tomate

Una cebolla

Un pimento

Una zanahoria

Un calabacín

Aceitunas negras

Aceite de oliva virgen extra

Sal, pimienta negra, orégano

Preparación:

Primero lava las verduras. Córtala en forma cubos el alficoz, el tomate y el pimiento. Corta también la cebolla a medias lunas y ralla la zanahoria y el calabacín. Después añadir todas las verduras en un bol, junto con las aceitunas.

Por otro lado, en un vaso mezcla el aceite de oliva, la sal, la pimienta y el orégano, y adereza la ensalada.

No te queda nada más que disfrutar de este plato tan veraniego, sano y refrescante que nos brinda nuestra tierra en este temporada del año.